Pobladores buscan proteger el Almacén de Ramos Generales de Zelaya

Vista del Almacén de Ramos Generales de Zelaya

En 2016 ya se supo de la compra del inmueble del que fue el almacén de ramos generales, la propiedad asentada en barro y a su vez unas de las más antiguas de la localidad del cual es por donde se gestó gran parte de la historia de Zelaya.

Dicho lugar antes de 1900 fue adquirido por la familia Ferrari a Bancalari S.A.  debido a que lo vendían  por liquidación, ya con la casa en pie se instala el almacén, para luego ser parte de la historia de la localidad. Según el libro Zelaya, Pueblo e Historia (2014/2015) cuyo autor es Marcos Gómez él dice que allí se fundó el primer club del pueblo llamado ‘Alma Fuerte’ (hoy inexistente), como así también en distintos años funcionó la Escuela Rural Nº12, la Sala de Primeros Auxilios, la Sociedad de Fomento y la oficina de reclamos municipales. El almacén era atendido por José, y luego por Antonio Ferrari entre los campos y el naciente pueblo de Zelaya allí también había un bar, carnicería y hasta los sábados venia un peluquero.

Los jóvenes de aquellas épocas iban por las noches de los fines de semana a jugar al billar, reunirse entre ellos y mirar la televisión ya que era el único lugar que la tenía y después había bailes sobre la vereda de la propiedad, pero todo llegó a su fin debido a que el centro del pueblo se conformó a dos cuadras del lugar. Estas son algunas de las cosas que rescata el autor en su libro de historia, en donde sabemos que el almacén seguirá existiendo.

Actualmente un grupo de vecinos de la localidad llevó al Concejo Deliberante un petitorio con varias firmas de los pobladores para que los actuales dueños que son orientales conserven la fachada del inmueble.

Desde Pilar dicen que en el año 2014, fue aprobada la Ordenanza 37/14 que tenía como objetivo no solo preservar el patrimonio cultural, arquitectónico y urbanístico del distrito, sino que también el Departamento Ejecutivo debía determinar criterios de valoración junto a los registros de los edificios. Con lo anterior sentando precedente, ante la posibilidad de derrumbe del edificio y la necesidad de preservar el patrimonio cultural, arquitectónico y urbanístico del municipio de Pilar, el Honorable Concejo Deliberante, ha presentado un proyecto de ordenanza para preservar y proteger el edificio zelayense.

Para el HCD, presidido por Gustavo Trindade, es “importantísimo no modificar el paisaje histórico de la localidad por antojo de grupos empresarios, de imágenes que recuerdan al viejo Zelaya que alguna vez fue”.


La gran pregunta que se hace la población es: ¿Qué pasará con el almacén?

Entradas populares