Conflicto gremial paraliza la planta Akapol en Zelaya

Se trata de la firma AKAPOL, que elabora pegamentos. El Sindicato de Químicos de Avellaneda denuncia que la empresa no cumple con el convenio de trabajo y busca judicializar la protesta.

Akapol S.A. Ubicada sobre la avenida Nazarre en la zona rural de la localidad.

Un conflicto gremial paraliza desde la mañana de este jueves la planta de Zelaya, donde un grupo de trabajadores y gremialistas bloquearon los accesos al predio.
Se trata de la firma AKAPOL, que se dedica a la fabricación de pegamentos, en donde tuvo que intervenir el Sindicato de Químicos Avellaneda, uno de los dos que tiene jurisdicción en Pilar, desde donde denuncian que la firma “no cumple con el convenio colectivo de trabajo, lo que perjudica a varios empleados”.
“Es un conflicto que viene desde hace un año y medio, pero en vez de ajustarse a lo que corresponde, con la intervención del Ministerio de Trabajo y el llamado a una conciliación, la empresa busca judicializar la protesta y han dado parte a un fiscal para que nos desaloje. Lo que nosotros queremos es que se respeten los derechos de los trabajadores”, señaló a Pilar de Todos José González, del Sindicato de Químicos Avellaneda.
En ese contexto, desde las 5 de la mañana de este jueves un grupo de gremialistas bloqueó el ingreso de productos a la planta, pero la empresa, aseguró González, “se niega a dialogar”.
“Se escudan al señalar que hay dos Sindicatos de Químicos con injerencia en Pilar (el otro con sede en la calle Alsina), pero el convenio es el mismo para ambos y no lo cumplen. Hay trabajadores que llevan 5 años cobrando en la categoría inicial, cuando les correspondería un 8,33% más. Además, contratan a personal de agencias por más de tres meses, no se actualizan las categorías del personal y hay personas que cobran menos dinero que otras, pese a que tienen la misma tarea”, añadió González, quien adujo que aún no se han registrado despidos, pero que muchas veces “se disfrazan con renuncias”.
“La planta cuenta con 400 empleados y la empresa lo que quiere es hacernos enfrentar con ellos; lo que acá corresponde es que intervenga el Ministerio de Trabajo y llame a una conciliación obligatoria para que todos nos sentemos en una misma mesa, pero ese parece no ser el camino elegido por AKAPOL”, finalizó González, quien informó que el bloqueo en la planta continuará, pese a las amenazas judiciales de desalojo.
Fuente: PilardeTodos.

Entradas populares