Por trabas en IOMA, joven de Zelaya con discapacidad no accede a su medicación

La Joven Zelayense, junto con hermano Claudio.

Diagramado para garantizar la cobertura médico asistencial a los beneficiarios de pensiones no contributivas de la Provincia de Buenos Aires, el programa IOMA Profe parece estar lejos de cumplir con sus objetivos. Así lo revelan casos como el de Melina Ochoa, una joven discapacitada de 21 años que no puede acceder a la medicación que le corresponde, entre tantos otros que son registrados en la Defensoría del Pueblo.

Oriunda de la localidad de Zelaya, la joven padece un retraso madurativo provocado por las sucesivas convulsiones que padece. Su madre debe gastar casi 1.000 pesos por mes en remedios debido a las trabas que existen para acceder a los mismos a través de IOMA Profe.
“Hace más de un año que los remedios los vengo comprando yo porque no me dan respuestas, me dicen que tengo que esperar pero mi hija no puede estar un día sin la medicación”, afirmó Griselda Aguirre, la madre de la joven.

Hasta entonces, la solución la encontraba en una farmacia de San Miguel donde “llegaba a las 5 de la mañana para conseguir un turno y me iba a las 6 de la tarde, pero conseguía los remedios”.

Sin embargo, la falta de pago por parte de la obra social provincial hizo que la farmacia dejara de prestar servicio a los beneficiarios del mencionado programa. Desde entonces, el recorrido de la mujer por oficinas estatales en busca de soluciones no tuvo fin.
“Fui a la oficina de Profe Pilar y pedí que al menos me consiguieran los remedios pero me dijeron que estaba todo muy revolucionado en Provincia, que tenía que esperar y que no me daban esperanzas”, explicó Aguirre.

A pulmón

Para poder paliar sus problemas de salud, Melina debe tomar mensualmente 60 pastillas de Risperidona 3mg. (antipsicótico) y la misma cantidad de Luminal 0.1mg (indicado para controlar las convulsiones). La primera droga equivale a 847 pesos cada 30 días, en tanto que la segunda cuesta 132 pesos.

En total, el tratamiento demanda 979 pesos por mes, más de la mitad de la única fuente estable de ingresos en la vivienda: la pensión no contributiva de 1.700 que percibe Melina.
Aguirre es la jefa del hogar en el que además vive su hijo menor, Claudio, de 17 años. Durante los fines de semana trabaja como empleada doméstica aunque los ingresos no son estables. Su hijo también hace aportes esporádicos dado que su prioridad es finalizar el colegio. Melina concurre a la escuela especial Centro de Día René Favaloro, donde cursa sus estudios.

Más problemas

Paradójicamente, la adjudicación de la pensión para Melina fue un obstáculo en su tratamiento. “Antes de que tuviera la pensión estaba en el Proepi (Programa de Prevención de la Epilepsia de la Provincia de Buenos Aires) y todos los meses me entregaban los medicamentos en el hospital de Pilar y en los Bomberos, sin problemas”.
No obstante, la joven fue dada de baja del programa de forma automática al empezar a contar con la cobertura médica que otorga Profe.

“Ahora tengo una farmacia en Matheu que me vende de a una tableta, que me sale 121 pesos, y la voy comprando por semana así no se siente tanto”, expresó la mujer que espera la colaboración de quienes puedan ayudarla a través de la donación de los medicamentos.

Para colaborar

Melina Ochoa ingiere por mes 60 pastillas de Risperidona 3mg. (antipsicótico) y la misma cantidad de Luminal 0.1mg (indicado para controlar las convulsiones). Quienes puedan colaborar con la donación de estos medicamentos, pueden comunicarse con Griselda Aguirre al 1165563772 o 03484460769.

Ombudsman: “Profe está teniendo graves problemas” 

Consultado por esta situación, el Defensor del Pueblo de Pilar, Orlando Bargaglio, reconoció que Profe “en toda la Provincia está teniendo graves problemas desde hace un tiempo pronunciado” y detalló que “hay falta de pago a los proveedores, a las farmacia, a los lugares de atención, no se entregan prótesis”

En cuanto a las quejas, admitió que son muchas las que se reciben a causa de las deficiencias del programa y explicó que “a pesar de que el Municipio trabaja directamente con Profe que tiene una oficina para atender a estos casos, muchas veces tenemos que actuar directamente con Provincia para destrabar los problemas”.

FUENTE: EL DIARIO DE PILAR 

Entradas populares