“Me choca que se nombre a Pilar como ‘ciudad satélite’ de Buenos Aires”

Por la historia del Partido del Pilar.


Barcía, estará en Pilar

Con el objetivo de indagar en el ADN del distrito, explorando su historia para analizar su presente, la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral está organizando el proyecto “La identidad pilarense”, a realizarse en noviembre y a cargo de personalidades de prestigio.

Uno de los mentores del proyecto es nada menos que Pedro Luis Barcia, actual presidente de la Academia Nacional de Educación y extitular de la Academia Argentina de Letras. En diálogo con El Diario, expresó: “Cuando un Partido tiene entidad, tiene identidad. La identidad es la permanencia de la entidad a través del tiempo”.

La iniciativa está basada en un ciclo de conferencias, relevamiento y difusión de fotografía documental dictado por personalidades de prestigio para la cultura, la historia y la educación. Las fechas para “La identidad pilarense” estarían confirmadas en los próximos días, dictándose en noviembre con inscripción abierta a todo público. 

“Será la primera actividad de un proyecto más amplio –explicó Barcia-, en primer lugar para imponer el gentilicio ‘pilarense’, es decir, el derecho democrático que todo el mundo tiene de saber cómo se llama según el lugar en que nació. En segundo lugar, la búsqueda de identidad. En este curso –agregó- participará gente de alto nivel intelectual, de alguna manera están presentes tres academias de Argentina (ver más adelante)”.

Niveles

Nacido en Gualeguaychú en 1939, Barcia es doctor en letras egresado de la Universidad Nacional de La Plata. Compenetrado con la realidad del distrito, aseguró que “es necesario afirmar la identidad pilarense, en esta época en que la globalización está haciendo estragos, barriendo con los rasgos identitarios de cada cultura”. Y explicó que en nuestro país “podemos hablar de distintos niveles: nacional, regional, provincial y municipal, que es la que vamos a aplicar”.

Así, se refirió a “la identidad municipal en el marco de la identidad bonaerense, la más afectada del país, ya que la Provincia ha sido sede de migraciones internas desde todo el territorio nacional. Esto ha desfigurado un poco la realidad de esta identidad”.
Por otra parte, a este primer ciclo le seguirá una exposición de mapas, fotografías y documentos antiguos. Ese material, junto a las disertaciones, será incluido en un DVD didáctico para ser entregado en las escuelas.

Cátedra

“Toda identidad tiene dos elementos constitutivos –explicó Barcia-: primero un continuum histórico, es decir, una serie de elementos que a través del tiempo se han ido dando como característicos del municipio y que son los que constituyen los que el hombre vivió a través de la historia”.

En este campo entran “el nombre de Pilar, la Virgen y la capilla como elementos fundacionales; luego el Pacto del Pilar (mal llamado Tratado, que se da entre dos o más países); la presencia de Juan Manuel de Rosas, que tuvo terrenos y vivió en Pilar; un ‘panteón de vecinos ilustres’ y demás”.
El segundo aporte “es el llamado constructo: la elección de un escudo con su significado –que debe ser enseñado en las escuelas-, sus edificios emblemáticos (la iglesia, la municipalidad, el Instituto Pellegrini), ahora se está incluyendo a la cruz federal. Resaltar a los escritores de Pilar, la historia de los barrios, de las localidades…”.
Según el experto, “con todo esto viene la reafirmación de la identidad”.

Expertos

Las conferencias que ya han sido confirmadas en el curso son “La identidad pilarense”, a cargo del mencionado Pedro Luis Barcia. Por su parte, Miguel Ángel de Marco –presidente de la Academia Nacional de la Historia- presentará “Fray Francisco de Castañeda y Pilar”.

Isidoro Ruiz Moreno, miembro de la Academia Nacional de la Historia y de la Academia de Ciencias Sociales y Políticas, se hará cargo de “El Tratado del Pilar”; mientras que la conferencia “El señorío de Lorenzo López” será dictada por Roberto de Elissalde.

Además, las investigadoras María Inés Montserrat y Susana Frías (que trabajan con Barcia y César García Belsunce) se encargarán de la conferencia titulada “Evolución demográfica de Pilar en el siglo XVIII”.

Pilar pueblo

Desde que el boom inmobiliario cambió completamente el panorama desde mediados de los ’90, muchos vecinos de Pilar continúan añorando aquel pueblo que ya no lo es.
Sobre esto, Barcia no le dio la espalda al crecimiento aunque expresó que “me choca que se nombre a Pilar como ‘ciudad satélite’ de Buenos Aires. Lo primero que hay que evitar es ser el satélite de una capital. Cuando un Partido tiene entidad, tiene identidad. La identidad es la permanencia de la entidad a través del tiempo”.
A su vez, comentó que “la autopista es una forma de comunicación y proyección de Pilar hacia la Mesopotamia y hacia Buenos Aires, no hay que verlo como una forma de succión de la identidad, sino como una posibilidad de que sirva como camino para proyectar a Pilar más allá de sí mismo”. 


Escuela, familia y medios

Claves para el buen uso de la lengua

Pedro Luis Barcia es autor de una veintena de títulos e innumerables artículos y fue galardonado, entre otros, con el Premio Internacional Cincuentenario de la Academia Argentina de Letras.

Experto en el buen uso del idioma, responsabiliza a la escuela y la familia por los retrocesos de los últimos años. “Es muy simple demonizar a los medios –indicó-. En general, los medios escritos de nuestro país son buenos, cumplen con las ‘tres C’: corrección, concisión y claridad. Los bravos (sic) son los medios orales, es muy difícil encontrar un programa que tenga un comunicador o un locutor que respete la lengua y no sea un improvisado”.
El hombre opinó que tanto en radio como en televisión “tenemos un mal nivel. Son medios insomnes, no duermen, no tienen párpados, están siempre enseñando lo bueno y lo malo al adolescente, que a su vez en la escuela no encuentra una formación orgánica de su lengua y se ve limitado a hablar”.

Y añadió: “Si el 50% de los egresados de las escuelas no pueden leer comprensivamente un texto, es un defecto serio de la escuela y no hay por qué echarle solamente la culpa a los medios y sacarse de encima la responsabilidad. Sin olvidar a la familia: a los hijos se los puede ayudar a desarrollar la inteligencia lingüística, pero tiene que haber conciencia familiar”.

Incluso dejó algunos breves consejos: “Hay que tomarse un tiempo para jugar verbalmente con los chicos, enseñarles destrabalenguas –mal llamados trabalenguas, porque el objetivo es precisamente destrabarlas- para que puedan hablar con claridad. Enseñarles a jugar con las palabras, como las canciones todas con ‘a’ o las demás vocales”.

Así, en un futuro “serán personas que se van a incluir fácilmente en la sociedad, porque toda inclusión social comienza por la lengua: quien maneja bien la lengua se articula con la gente, defiende sus derechos, de lo contrario es un ciudadano de segunda porque no tiene capacidad para expresarse”.


Por la “pilarización” de los countries

A lo largo de la charla, Barcia mostró una postura muy crítica con respecto a los clubes de campo, incitando a sus habitantes a conocer el lugar que eligieron para vivir con su familia. “Tenemos que pensar en la gente que llegó a Pilar para vivir en un country: tienen que saber adónde están, qué tierra están pisando, qué historia hay detrás. Es una de las principales intenciones de este proyecto”.

Barcia añadió que “la clave es ver cómo llega Pilar a los countries. El country es clausura, el cierre sobre sí mismo de una vida que debería ser participativa. La Universidad Austral se ofrece como una puerta de entrada para que los vecinos de los countries sepan adónde están situados, porque lo peor que le puede pasar a un homabre es vivir en una burbuja. Lo mejor sería producir la ‘pilarización’ de los countries”.

La iniciativa también contempla la posibilidad de que aquellos alumnos extranjeros de la Facultad de Comunicación (cuya sede se mudará completamente al distrito) sean llevados a recorrer Pilar para que conozcan la ciudad en la que están estudiando. 

FUENTE: DIARIO PILAR REGIONAL. 

Entradas populares