Zelaya, y la Fiesta a San José Obrero


Uno de los Pueblos que forman parte del partido del Pilar, es Zelaya.



Este nombre debe su origen a un personaje a Cornelio Zelaya (Buenos Aires, 1782 –† íd, 1855), militar argentino que participó en la guerra de independencia y las guerras civiles de su Argentina.

Y al noroeste, un poco más allá del Pilar, hay una estación y población sobre la línea del F.C.Mitre que lleva el nombre del buen militar argentino…Era un productor ganadero que, al producirse las invasiones inglesas de 1806 y 1807 al Virreinato del Río de la Plata, se unió al regimiento de caballería reunido por Juan Martín de Pueyrredón, participando en la Reconquista y Defensa de la ciudad.
En 1810 apoyó la Revolución de Mayo que depuso al Virrey del Río de la Plata Baltasar Hidalgo de Cisneros y fue puesto al mando de un batallón de caballería. 

Luego de la Revolución de Mayo, se incorporó como jefe de un regimiento de caballería del Ejército del Norte, en la primera expedición auxiliadora al Alto Perú contra los realistas interviniendo en la batalla de Suipacha, el 7 de noviembre de 1810, que fue la primera victoria de las armas revolucionarias argentinas y en la Huaqui, el 20 de junio de 1811, donde los patriotas fueron derrotados por los ejércitos españoles. Permaneció en el Ejército del Norte e hizo las campañas del Directorio de las Provincias Unidas contra Santa Fe de 1818 y 1819. En enero de 1820, el Ejército se sublevó en el llamado Motín de Arequito, por el que Zelaya fue arrestado y trasladado a Córdoba. La localidad de Zelaya, en el Partido del Pilar, provincia de Buenos Aires, lleva su nombre en reconocimiento a la actuación de este militar...” 

Hoy día Zelaya está conformado por la vieja estación del Ferrocarril Mitre, abandonada como tantas otras estaciones de nuestro país, una escuela, un jardín de infantes, algunas viviendas y una pequeña pero muy pintoresca Parroquia.
No es al azar que he elegido esta historia para relatar el día de hoy. Esa pequeña Parroquia se construyó en honor a San José Obrero, eligiendo tal vez este lugar para honrar también de alguna manera a aquel militar argentino trabajador y honrado, y un día como hoy de cada año, si uno mira el camino a Zelaya, lo verá colmado de paisanos a caballo, gente caminando, en bicicleta y otros en autos y demás rodados dirigiéndose a ese lugar.

Allí un día como hoy se celebra una misa en honor a este Santo y tal vez no como en otros lugares, pero allí también las demostraciones de Fe de la gente hacen estremecer el alma. Vaya entonces para todos los creyentes un saludo de Fe también de mi parte y feliz día del Trabajador. 


Entradas populares